El Ombú

En una oportunidad apareció en la revista R.E.M.E, por todos nosotros conocida, un artículo que por no ser de orden técnico, llamó nuestra atención. Se refería a un viejo gomero que se encontraba en la plaza Lavalle.

Por una fácil y previsible asociación de ideas, recordamos al instante nuestro ombú de la Escuela de nuestra juventud.

Y al igual que el gomero citado, también éste al conjuro del recuerdo nos susurró sus vivencias.

"Cuantas veces mi sombra acogedora, fue el campo propicio para la confidencia o las lagrimas pugnando por salir. La importancia ante un castigo injusto, ante una mala nota o ante una imprevista guardia dominguera. Siempre fue mi presencia como un bálsamo para todos tus tristezas. Y por supuesto, te acompañé en las alegrías, que también las hubo, y sobre todo, alenté tus sueños y esperanzas en un futuro venturoso".

"Pero el tiempo es inexorable; yo desapareceré con todos esos recuerdos. Para que los mismos no se pierdan, los trasmitiré a través de mi retoño que hoy crece en Córdoba".

Firmado: El ombú de calle Pozos.


Nuestro Ombú


La primera mujer que bailó un tango, la Negra Paulina, lo hizo bajo un ombú en Buenos Aires. Tiempo después en ese lugar construyeron un arsenal y varios cuarteles, entre ellos la Escuela de Mecánica del Ejercito "Tcnl. Fray Luis Beltrán". Ese ombú fue parte de la escenografía que enmarcó los ejércitos militares de 1902, cuando el país se preparaba para una inminente guerra con Chile. "hace poco - cuenta Labraña - recogí otra historia. Parece que a la sombra de ese árbol una madre pidió por la vida de su hijo Eduardo, condenado a muerte por un tribunal militar. Pero al muchacho lo fusilaron igual, y la mujer maldijo al presidente de entonces el General P. Justo. Tiempo después, Justo y su hijo Eduardo fueron a inaugurar un puente en la frontera de argentina, Brasil y Uruguay. Volvieron en aviones separados, y un temporal derribó al avión que llevaba al hijo del Sr. Presidente. En el barrio dijeron que fue la maldición de esa mujer..."

Los cuarteles fueron tirados abajo y ahora funciona allí el Hospital Nacional de Pediatría Prof Pedro Garraham, pero el ombú se mantiene en pie.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero agregar que la mujer que supuestamente maldijo al Pte. Justo en 1935, fue la madre del Cabo PAZ, quien fue fusilado en Sgo. del Estero por el delito de asesinato a un Of. del Ej.
      Un film reciente recuerda ese hecho trágico.

      Eliminar
  2. El ombú no existe más desde hace un tiempo (mayo de 2015).
    ver: https://www.google.com.ar/maps/@-34.630017,-58.394349,3a,90y,176.2h,94.04t/data=!3m4!1e1!3m2!1s6gNnOYWHcbxo52sYgMmMpw!2e0!6m1!1e1

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Mi papá tiene un retoño hecho de semilla de ese ombú.
    Si alguien sabe que hacer con ese retoño, el estaría dispuesto a donarlo a alguna institución. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Jack, si aún tienes el retoño, creo que hay un lugar apropiado para plantarlo. El patio de una mutual que agrupa a todos los hombres de Arsenales del ejército, cuya sede se encuentra en San Miguel contando en sus filas muchos que egresaron de esa escuela. Creo que no sólo sería el lugar adecuado, sino que también estaría con aquellos que alguna vez estuvieron bajo su sombra...
    Con gusto aguardo tu respuesta....

    ResponderEliminar